Aquí (no) hay censura

Juan Pablo Calvás
Juan Pablo Calvás@colombiascopio
Por: Juan Pablo Calvás
17 de diciembre 2018 
El Tiempo
Foto: Pixabay

Da gusto ver al gerente de RTVC, Juan Pablo Bieri, afirmando aquí y allá que en esa entidad, rectora de la televisión y la radio pública, no existe la censura. Y da gusto porque resulta impensable que en los medios de comunicación del Estado, que financiamos todos a punta de impuestos, se estén dando directrices para que sus contenidos no vayan en contravía de los intereses del Gobierno.

“Los medios públicos son el mejor termómetro de una democracia”, decía un antiguo directivo de la Deutsche Welle, casa de medios públicos de Alemania. Pero, sin duda, en Colombia nuestro termómetro no está marcando la temperatura que el facultativo Bieri nos quiere hacer creer.

Más allá del episodio de censura a Los puros criollos, que Bieri ha querido disfrazar de una mera decisión de programación tomada a última hora, otras historias han trascendido desde los pasillos de RTVC, dejando en claro que las decisiones que allí se están tomando no son las de un medio público, sino algo completamente distinto. ¡Veamos la realidad del termómetro!

Lástima que el termómetro diga otra cosa: estamos construyendo unos medios públicos para darle contentillo a un gobierno.

El pasado 28 de noviembre, cuando en Radio Nacional de Colombia realizaron una entrevista en vivo al presidente Duque, la conversación no pudo desarrollarse con los tradicionales integrantes de la mesa de trabajo del espacio informativo matinal de esa radio. Ni Carlos Chica ni Andrea Olano fueron autorizados para preguntar. La orden fue dejar que dos personas invitadas (Jairo Libreros y Rodrigo Pombo) hicieran la entrevista, acorde con unos puntos definidos por la gerencia de RTVC. ¿Eso es un medio público? ¿Uno en el que no permiten que los periodistas contratados para hacer el espacio de noticias pregunten?

El termómetro en Señal Colombia va en la misma dirección.

Hace unos días, tras una alocución radiotelevisada del presidente Duque, se transmitió el documental Allende, mi abuelo Allende, que muestra una faceta personal y familiar del presidente chileno muerto durante el golpe de Estado que le propinaron en 1973. La emisión del documental tras la intervención presidencial generó tremendo revuelo a nivel de la gerencia de RTVC y serios llamados de atención a los encargados de la programación del canal. “A quién se le ocurre poner un documental de Allende después de la alocución presidencial”, “conspiración contra Duque”, exclamaron ofendidos los asesores de gerencia. Lo que no tuvieron en cuenta los escandalizados directivos es que el documental estaba programado para esa fecha y hora muchas semanas antes de que se anunció la alocución presidencial.

Afortunadamente para Bieri, esos encargados de la producción y la programación del canal ya no tendrán que lidiar con estas preocupaciones de la gerencia de RTVC, desde donde se referían a ellos como los “atornillados de Señal Colombia”. Ya les dijeron que no van más. Ya les anunciaron que poco importan los premios que han logrado conseguir para la televisión colombiana a lo largo de 15 años de trabajo ininterrumpido. Aunque en público, Bieri vive ponderando el trabajo realizado por ese equipo de productores, en las reuniones internas no solo desconfiaba de ellos, sino que les puso un ‘asesor’ que asistía a todas las reuniones del canal tomando apuntes sobre cualquier voz discordante que surgiera en las discusiones de contenido.

¿Reconocer el trabajo bien hecho en Señal Colombia es sacar a la productora ejecutiva, a la productora general, al líder digital, a los productores delegados, al líder de programación y hasta a los responsables de archivo? ¿Reconocer el trabajo bien hecho es reemplazar a algunos de los echados por profesionales con poca o ninguna experiencia en medios de comunicación?

Sí. Da gusto ver al gerente de RTVC diciendo aquí y allá que él no censura y que en esa casa de medios públicos, todo marcha a la perfección. Lástima que el termómetro diga otra cosa: estamos construyendo unos medios públicos para darle contentillo a un gobierno.

Comentarios de Facebook